10 de octubre de 2009

Enjoy Eternal Bliss

Hace un tiempo que tengo ganas de aprender anglosajón. No, no me refiero al inglés, gente. Anglosajón es la raíz más antigua del inglés antiguo (old english o nórdico). Los que hayan visto "Beowulf" se acordarán de que Grendel, ese monstruo nefasto y triste, hablaba en un dialecto parecido al inglés pero medio raro. Bueno, eso es inglés antiguo. El último bastión de este arcaico idioma perdido es el islándico. No es idéntico al inglés antiguo, pero representa fielmente al original. Y toda esta introducción filolinguística es para presentarles a Yndi Halda. Esta banda inglesa toma su nombre de un extracto de Hrafnagaldur Óðins, un antiquísimo poema nórdico, traducido el título como "La Magia del Cuervo de Odín" (lo pueden encontrar como Woden's Raven Magic). Reza "Heftur með gaddavír Í Kjaftinum sem blæðir mig Yndi Halda", que se puede traducir a "él para siempre en los palacios del cielo disfrutará eterno placer". Es una pésima traducción, como lo son todas, ya que no existe una palabra en castellano que signifique bliss, una suerte de regocijo mezclado con paz. Bue, me fui a la mierda. Pero quería marcar que nombre tan épico le hace justicia a la música.

Yndi Halda es un cojunto de post-rock (estoy empezando a odiar esta categorización, ya que no tiene nada que ver con el resto de los pioneros en el género) de arreglo instrumental clásico (guitarra, bajo, batería) más un violín (por lejos, mi intrumento favorito). Hace más de cuatro años que andan tocando, pero no fue hasta hace poco que salió a la venta su primer LP, homónimo a la banda pero traducido, "Enjoy Eternal Bliss".

El sonido comparte la estructuralización categórica del género; las composiciones son largas (de 10 a 20 minutos), contienen varios movimientos en una sola canción, y son puramente instrumentales (en "Dash & Blast" hay un coro de voces, pero su utilización es puramente instrumental, no lírica). Se los podría describir, a grandes rasgos, como un Explosions meets Godspeed (esta fue la clasificación que le otorgó la Rolling Stone, aludiendo a que su sonido es una mezcla entre Explosions In The Sky y Godspeed You! Black Emperor). Sin embargo, son mucho más.

El disco la primera vez que me lo bajé lo puse en repeat y lo escuché hasta que me fui a torrar. Es impresionantemente bueno. Pero, como todo el buen post-rock, hay que tener un oído avezado y un cerebro adaptado para apreciar su grandeza. A mí al principio me costaba mantener la concentración en una canción de más de 8 minutos; ojo con quererse escuchar este álbum de una si estás acostumbrado a los pedos de 3 minutos de Madonna.

Compuesto por cuatro composiciones ("Dash & Blast", "We Flood Empty Lakes", "A Song For Starlit Beaches" y "Iluminate My Heart, My Darling!") y un poco más de una hora de duración, este álbum es lo mas uplifting que produjo el género (supera completamente a la obra maestra de Explosions In The Sky, "The Earth Is Not A Cold Dead Place), considerando que generalmente esta música se focaliza en emociones más épicas y apocalípticas.

Recomendado para todo amante de la BUENA musica.

Y especialmente se lo recomiendo a una amiga que anda con ganas de conocer algo mejor que "High School Musical III". 

1 comentario:

Starálfur dijo...

yo lo tengooooo
coincido en todo, es realmente excelente.